Categoría: Uncategorized

Meritocracia y condición social

El debate público ha estado enfocado en definir qué tan legítimo es validar la meritocracia sin ignorar la condición social de dónde proviene. La motivación del debate proviene desde el mismo gobierno que ha impulsado medidas educacionales que consagran la selección como un pilar fundamental en establecimientos de alto rendimiento de carácter público.

Investigaciones han tratado de plasmar este concepto a través la variación de la siguiente pregunta, ¿Cómo es posible qué estudiantes de colegios particulares pagados obtengan el 80% de las gerencias? ¿Será la perpetuación a una clase aristocrática o es más bien meritocracia en su puro sentido?

En un mismo tono, el periodista Daniel Matamala en la columna Pedro, Juan y Diego trata de plasmar esta misma problemática describiendo un cruce de datos entre pruebas SIMCE 2004, PSU 2009 y sueldos 2017 de 75,000 jóvenes. La medición compara solamente dos variables, el puntaje SIMCE en octavo básico versus el sueldo promedio, infiriendo que la primera métrica es predictora de la segunda. Daniel comete el error en pensar que el estudio puede ser usado para plasmar las desigualdades que se viven el sistema escolar, incluso sí estos son datos duros. ¿Por qué no? La conclusión carece de fundamentos dejando de lado una serie de factores que hacen el estudio poco interesante, dado que está compara elementos que entregan inferencias incompletas. La comparación entre jóvenes tiene que ser equivalente, para poder concluir que existe una discriminación de jóvenes de menores recursos a trabajos de mayores remuneraciones y mejores jerarquías. Por ejemplo, si estamos comparando jóvenes que cursaron carreras universitarias versus jóvenes que no lo hicieron claramente existirá una diferencia importante de ingresos y cargos. Además, habrá otros factores que también tienen que ser tomados en cuenta para evaluar la relación entre ellos y el nivel de ingreso. Estos factores podrían ser el nivel de inglés, la capacidad comunicacional, nivel de matemáticas, personalidad, capacidad de negociación entre otros.
Entonces el contraste tiene que ser en base a elementos comparables, siendo la situación económica una de ellas, pero sin dejar de reconocer que las diversas habilidades – heredadas o no – generan diferencias en el ingreso.

En términos más globales, si deseamos analizar la diferenciación a niveles poblaciones el indicador de la movilidad intergeneracional de ingresos es una buena herramienta para entender más en profundidad que está pasando.
¿Qué es la movilidad intergeneracional? Es un indicador económico que demuestra el avance o estancamiento desde una generación a otra, en niveles económicos. El indicador entrega un número entre 0 a 1 que significa el porcentaje de la diferencia del ingreso actual respecto al promedio. Por ejemplo, el ingreso promedio de Chile en 2017 fue de 554.493 pesos. Si una familia percibe 400.000, la diferencia es de 154.493 pesos, bajo una elasticidad actual de Chile de 0.5, el movimiento intergeneracional solamente le estaría heredando en promedio una diferencia bajo el promedio salarial de 77.247 pesos – sueldo en promedio 477.246.

Según un estudio de la OCDE la elasticidad en Chile del ingreso intergeneracional es de 0.5 o 50%. Javier Núñez reconoce que ha habido una mejora en este indicador, pero argumenta que se encuentra en intervalos altos – entre más alto el indicador, menor es la movilidad. Otros intelectuales tales como Claudio Sapelli argumentan que las diferencias salariales van a ser reducidas en un corto plazo, dado que la diferenciación educacional es cada vez menor entre generaciones más jóvenes.


Elasticidad de la movilidad intergeneracional – Fuente: ocde.org

Tal como se indica en el gráfico Chile podría tener mejores indicadores, estando lejos de los países nórdicos, pero aún así comparable a países como Francia o Austria.

En conclusión, es imposible debatir de que no existe la meritocracia, pero está no se desarrolla en su más puro sentido, es decir las familias son capaces de mejorar sus condiciones sociales a través del paso del tiempo, pero las posiciones de mayor jerarquía corporativa siguen siendo en su mayoría las mismas elites plutocráticas del puñado de colegios privados que la revista Capital indica. Bajo mi opinión personal, creo que a medida que Chile vaya diversificando su matriz económica bajo aumentos productivas, la diversificación también se replicará en posiciones jerárquicas por necesidad. Al día de hoy, muchas industrias poseen una base rentista las cuales ignoran su carácter elitista.

Auto-replicación

Como si la copia de un software se tratara, el proceso experiencial es un continuo proceso de despliegue de identidad con una consistencia increíble – es muy raro realizar acciones fuera de la propia identidad.

La metáfora de la copia es para ilustrar el proceso rutinario de nuestras vidas y la falta de entropía en nuestro actuar, mas neguentrópico que entropico.

Pareciere que nos estamos copiando en cada momento, para combatir a esta entropía, que de cierta manera sabemos lo que funciona, pero no nos atrevemos a lo desconocido, porque puede caer en manos del caos.

La asimilación de uno como individuo hace que la copia haga sentido.

Al igual que la evolución darwiniana de los genes, la copia va mutando poco a poco transformando a la identidad. Pero ¿qué tiene que pasar exactamente para que la copia mute?

La claridad de perspectiva es un hito que nos permite hacer ese micro-cambio pero ¿cómo se construye claridad? Los procesos cognitivos de construcción mantienen una estrecha relación con los procesos auto reflexivos tanto desde el ámbito personal como terapia.
La reflexión es el ejercicio de hacer buenas preguntas, tanto a otros pero también a uno mismo. El sinfín de preguntas que se pudieran dilucidar es enorme, la gran cuestión es más bien,  ¿qué tan frecuente es ese proceso?

Al igual que una meseta, en donde la superficie es plana y tiene cierta altitud respecto a la superficie basal, de igual manera veo a los procesos anteriormente descritos. Seguramente la construcción de la meseta tardó millones de años a través de movimiento tectónicos de placas, que fueron capaces de generar el “desde”. El día de mañana la tierra puede destruir esa meseta o construir sobre ella.

La claridad nos vislumbra la autoconciencia y el autoconocimiento que nos hacen más resilientes a nuestro entorno y realidad como tal. Al minuto el cual apago las fantasías que tengo sobre mi y la realidad en general puedo explayarme con mayor eficacia y satisfacción personal en el entorno y con menos roce.

Empleo: Robots al ataque

Pareciera que el avance tecnológico no nos ha dado problema hasta ahora y hemos disfrutado de este avance exponencial, pero cuando comienza a reemplazar el trabajo se ve con mayor temor que con apreciación. No es para menos, si  casi a diario surgen titulares que quedarás sin trabajo, dado el surgimiento de los robots o la inteligencia artificial.

La robotización desde 2010 ha aumentado un 16% (CAGR) hasta el 2015 como muestra el gráfico doblando el número de unidades en ese mismo periodo tal como indica la organización la Federación Robotica Internacional en su reporte anual de 2016. 
Supply of Industrial Robots

Los 5 países que lideran la demanda por robots son USA, Corea del Sur, Alemania, China y Japón concentrandoel 75% de las ventas/compras.

Keynes planteó conceptualmente en su ensayo Posibilidades económicas de nuestros nietos  lo siguiente:

En pocos años, – en el plazo de nuestras vidas quiero decir -, podríamos llevar a cabo todas las operaciones de la agricultura, la minería y la fabricación con la cuarta parte del esfuerzo humano al que hemos estado acostumbrados.

De momento, la misma rapidez de estos cambios nos está perjudicando y generando problemas difíciles de resolver. Aquellos países que están sufriendo menos son los que no están a la vanguardia del progreso. Padecemos una nueva enfermedad cuyo nombre quizás aún no sea conocido por algunos lectores, pero de la que oirán mucho en los años venideros – esto es, el desempleo tecnológico. Lo que significa un desempleo debido a nuestro descubrimiento de medios para economizar el uso del trabajo que supera el ritmo al que podemos encontrar nuevos usos para el trabajo.

Pero esto es sólo una fase temporal de inadaptación. Todo esto significa a la larga que la humanidad está resolviendo su problema económico. Podría predecir que el nivel de vida en los países avanzados dentro de cien años será entre cuatro y ocho veces más alto de lo que es hoy. No habría nada sorprendente en esto incluso a la luz del conocimiento actual. No sería desatinado contemplar incluso la posibilidad de un progreso mucho mayor.

Traducción de Arquitectura Contable

El desempleo tecnológico  que describía se causaba por la introducción de nuevas tecnologías creando un desempleo temporal por el shock generado, pero a medida que la economía se recuperaba, esos puestos de trabajos se iban ocupando nuevamente porque la gente descupada se iba adaptando a la nueva oferta laboral, educandose para obtener nuevas habilidades.

Otro punto interesante que hace sentido para sociedades desarolladas con tasas de natalidad en declive es que los crecimientos económicos son solo posibles a través de aumentos de productividad, tal como lo indica reportes de McKinsey. En ese caso la robotización y en cierta parte la inteligencia artificial juegan roles estratetigicos para estás economias desarolladas.

Según mi punto de vista aún creo que estamos en un periodo de negación y deberíamos cambiar la posición del debate a una rápida adaptación e inversión en capital humano que este en sintonía con economías del siglo 21. El uso inteligente de la tecnología nos llevara a riquezas nunca antes vistas, de seguro la combinación de inteligencia artificial más el uso de robots  – principalmente en manufctura y servicios . El desafío es interesante porque trabaja sobre el camino pavimentado del internet, es decir la inter-conexión mundial que generó, con la cual ahora se puede trabajar para que esa inter-conexión sea inteligente y este a nuestro servicio.

UBI: Idealismo populista

Hace un par de años el concepto de ingreso básico universal ha estado rondando la opinión pública como una política pública brillante, dado su carácter de transmisión inmediata de riqueza a las clases pobres, en donde entrega completa libertad de cómo gastar los recursos transferidos. Algunos incluso validan el concepto desde casos excepcionales en la historia, como el de la autora norteamericana Harper Lee que recibió ayuda económica para dedicarse de lleno a escribir su libro “Cómo matar a un ruiseñor” un completo éxito de la década de los 60. Esto da como puntapié una liberación de las clases pobres, tal como lo describe el historiador Rutgen Bregman en su charla TED “UBI es el capital de riesgo para los pobres”.
Ahora el concepto pierde el sentido dado que trata de cumplir dos objetivos que no son necesariamente lo mismo, primero quiere ayudar a las familias más pobres con una transferencia directa de dinero desde el estado, de lo cual se infiere que la burocracia estatal es ineficiente para suplir las necesidades básicas de estas personas, por lo que es mejor entregar directamente el dinero, pero el ingreso no es focalizado en los pobres sino que es universal, reduciendo el monto hipotético a entregar, siendo el impacto final muy reducido (sobre presupuestos manejables). El segundo problema a solucionar es amortiguar la transición de trabajadores que serán desplazados por la automatización en fábricas y los automóviles autónomos.
Los dos problemas tratan dos problemáticas económicas complejas que no van a ser solucionadas con transferencias directas de dinero. Al igual que otras transferencias de dinero directas, como el bono marzo en Chile, los ingresos pasan a ser parte del caudillo electoral como un cohecho indirecto a los representantes que otorgaron ese beneficio, y aún peor pasa a ser un ingreso permanente en la concepción del individuo que lo recibe. Bajo un cálculo rápido a Chile le cuesta 107 millones de dólares la entrega del bono marzo a 1.600.000 familias, el equivalente a menos de un quinto del presupuesto del Conycit.
¿Cuál es el beneficio neto de una transferencia directa – dejando de lado ganar poder político? Desde una mirada pragmática la respuesta sería ninguna, los estudios sobre UBI en el mundo no han dado respuestas concluyentes dado que no han sido sustitutos a los sueldos de las personas sino más bien ayudas secundarias, como es el caso de la India en donde el pago mensual correspondía a 300 rupias, el pago mínimo diario de un trabajador. Por lo que claramente ayudaba, pero  no sustituye la actividad económica del trabajador.
Desde la hipótesis que el UBI si fuera un reemplazo del sueldo mínimo, por ejemplo, sería algo imposible de pagar por parte del estado. Bajo el supuesto que el estado chileno pagara a los 8 millones de trabajadores ocupados un sueldo mínimo de 200 mil pesos, esto sería cercano a los 29 mil millones dólares al año, equivalente a la mitad del presupuesto de gobierno al año.
En conclusión, el UBI no tiene un objetivo claro hacia que problema intenta solucionar, no es práctico en torno a números que hagan sentido y que un estado sea capaz manejar siendo extremadamente caro y por último establece una permanencia en el tiempo difícil de eliminar para balancear déficit del presupuesto, en donde los políticos lo pensarían dos veces antes de quitar un programa de esta envergadura para no poder votos.

Libertad versus bienestar social

Ideales utópicos han siempre estado en el imaginario social. Es la naturaleza humana tratar llegar a esos niveles, pero esas ideas permiten a sus líderes generar atrocidad contra la sociedad que un principio querían ayudar, transformándose en grandes falacias. Los líderes de estas ideas parecen representar fielmente la cita de Maquiavelo.

El fin justifica los medios

Las ideas están constantemente en una batalla entre ellas, como un en ring de box, donde dependiendo en eventos recientes y la opinión en medios masivos, determina cuales son las ideas que ganan, pero si eso está pasando, es más dañino que sean ideas fijas que ideas dinámicas. Por ejemplo, analizando comportamiento cultural del inicio de los siglo XX, era aceptado que las mujeres no votaran, porque la idea que se concebía en esa época era que las mujeres inferiores a los hombres. Según el autor Richard D Atlkins, profesor de literatura, en su libro Personas Victorianas e Ideas (Victorians People and Ideas).

La primera cita es sobre (Altick 54) que describe la filosofía de la época:

“Una mujer es inferior al hombre en todos los aspectos, excepto la única que cuenta más para un hombre: su feminidad.
Su lugar era en la casa, en un verdadero pedestal si uno podía permitírselo, y empáticamente no en un mundo de amoríos.”

El autor entrega su comentario sobre la cita:

La sociedad patriarcal no permitía a las mujeres tener los mismos privilegios que los hombres, En consecuencia las mujeres eran asignadas a deberes más femeninos como cuidar la casa y perseguir los canales de la creatividad femenina.

¿Qué hubiera pasado si este ideal se hubiera mantenido sobre el tiempo?, Es obvio que la sociedad como la conocemos estaría mucho peor en varios niveles. Por ejemplo, la inclusión femenina en directorios de negocios en Noruega, bajo la ley que impone una cuota de 40% de mujeres sobre el directorio, el resultado ha generado la creación del orden de 50% más posiciones gerenciales según el gobierno noruego.¹.

Mi argumento es que la ideas cambian en largos periodos de tiempo, porque las sociedad vistas como sistemas, cambian su perspectiva. Alvin Toffler, en el libro El Futuro del Shock, habla de que la sociedad se resiste a grandes cambios, pero pequeños cambios sobre largos periodos de tiempo son puestos en práctica por la sociedad, por lo tanto los mismos cambios rechazados originalmente por la sociedad por ser tan radicales y repentinos, son aceptados bajo cambios más “digeribles”.

Después de haber creado un contexto acerca de cómo las ideas han ido evolucionando, me gustaría analizar dos ideas. Primero, ¿Cómo la libertad individual puede coexistir con el bienestar social?.

Una de las constantes variables de vivir en sociedad  por más de 5.000 años, han sido los distintos niveles de libertad. Algunos pueden argumentar que no es perfecta, en lo que estoy de acuerdo, pero de cierta manera este pensamiento no es muy constructivo versus lo que hemos logrado. Además del que el proceso ha sido muy lento, en donde la balanza se ha ido nivelando poco a poco, a medida que han pasado los siglos pero partiendo de bases muy precarias en términos de derechos y libertades.

Desde un punto de vista comparativo la idea de un bienestar social podría ser opuesto a de un bienestar personal, pero en cierta manera nuestras acciones “egoístas” mantienen que el sistema siga funcionando, en términos matemáticos, las 8 horas que entregamos de Lunes a Viernes para trabajar de cierta manera se multiplican varias veces de lo que obtenemos de a cambio por vivir en una sociedad, haciendo la comparación en vivir en una completa autarquía, donde la cantidad de trabajo necesaria para obtener los mismos bienes o incluso menos es mucho más intensa.

¿Cómo podrían coexistir estas ideas?. Tengo la creencia personal – Siendo “infantil” en pensarla – que la gran mayoría de problemas que el mundo enfrenta el día de hoy no se resolverían con más dinero, sino más bien con una humanidad  interconectada e interesada en resolver esos problemas que esta sufre. Los ejemplos más clásicos e inspiradores provienen de las historias de los grandes líderes del pasado, que movieron montañas, Gandhi, Mandela y King. ¿Qué pasaría si el día de hoy estableceremos un hoja de ruta para cumplir un objetivo tan grande como liberar a un país entero como lo hizo Gandhi?, claramente estableceríamos al dinero como un factor para financiar la guerra cierto?, un proyecto colosal cierto?. Creo que somos responsables de cargarnos del mismo nivel de inspiración pero a la vez siendo prácticos.

Otro punto que es extremadamente importante según mi opinión es que el marco de referencia en donde se ejerza la coacción masiva debe ser completamente libre, es decir , cualquier sistema que quiera quitar libertades, pero en pos de lograr grandes proyectos o avances, es un esquema avanzado de estafa que hay que evitar a toda costa. La medicina perfecta recae en dar al ciudadano una libertad bajo marcos morales y legales, en donde ellos decidan qué hacer. Lo interesante, sobre todo cuando se habla de que modelo económico/político es que al final del día, lo que está en juego son los valores que pueden ser formales pero también informales. Mi tesis es que estos valores evolucionen en periodos de tiempo prolongado, en donde se incluyan valores humanitarios como base, que de cierta manera ya están flotando en nuestra sociedad, es decir existen aspiraciones valóricas que no se realizan, como por ejemplo ayudar al prójimo/comunidad. Ahora, si la base valórica incluye valores humanitarios, donde sea importante ayudar a la comunidad/prójimo/humanidad, obviamente como sociedad vamos a estar mucho mejor, el hecho de que hayamos evolucionado nómades pero en pequeños grupos, hace que velemos por nuestra subsistencia, pero también la subsistencia de otros, por lo que existen incentivos hormonales en el cerebro como la serotonina y oxitocina que se disparan cuando haces un gesto generoso o ayudamos a alguien. ¿Qué pasaría en vez de tener clases de religión, nos enseñaran el verdadero valor de dar?, Por ejemplo las sociedad colectivas como la japonesa y en cierto grado la inglesa tienen culturas en pos de bienestar e interacción social bajo el respeto, en donde “es aprendido” y luego valorado, por consecuencia replicado por nuevas generaciones. Por lo que la cooperación podría ser algo que se aprende, por entender el valor de ayudar, pero también en participar en algo más grande que uno, un tema de suma importancia en el día de hoy en los puestos de trabajo, sobre todo para las generaciones jóvenes.
El desafío está en mover a 7 billones de personas bajo este desafío que al final del día es mejorar una base valórica, pero como repasamos en párrafos anteriores los cambios son extremadamente marginales. Para apuntar hacia la población masiva habría que convertir en esos valores deseables, una tarea no menor, de cierta manera que el comportamiento sea replicable de una forma genuina.

En conclusión asumamos que todo el mundo logra los valores más alto que podemos esperar como sociedad, Habrían perdidas de la libertad individual?, por supuesto que sí, pero yo creo que seríamos capaces a tolerarlas, dado que el resultado de que todos actuemos bajo esos valores. Es decir que la acción conjunta es mayor al costo de oportunidad de no hacer una acción 100% egoísta. Claramente esto reduciría la libertad como la conocemos, pero se escaparía del argumento, porque esas acciones estarían actuando bajos morales o ninguna moral, la libertad debe ser bajo un marco de referencia moral y legal. El mas triste ejemplo de libertad que se me puede ocurrir es el de George Soros que apostó por la devaluación de las monedas Tailandesa y Malaya, que junto con la entrada de otros inversionistas institucionales provocaron el default del banco central tailandes. Este tipo de acciones claramente escapan de lo mencionado anteriormente dado que lo que podrían ganar un grupo de inversionistas va en pos de malestar más global para todo un país. Finalmente creo que la cooperación y libertad pueden existir si somos coherentes con lo que creemos y nos suscribimos a ello, donde la humanidad quizas pueda tener un mejor futuro (no utópico).